Saltar al contenido

Definición de Economía Digital

febrero 10, 2011
Las economías avanzadas han ido cambiando hacia sociedades de servicios. Los servicios constituyen hoy cerca del 80% del empleo y del valor añadido de países como Estados Unidos y alrededor del 75% en la Unión Europea. Dentro del sector servicios, los servicios a empresas y los servicios culturales constituyen el mayor segmento de crecimiento y dinamismo. En una parte significativa, este dinamismo se debe al surgimiento de lo que conocemos como “Economía Digital”.
Los contenidos, en su versión digital, han dejado atrás su identidad tradicional como producto cultural para ser utilizados por cualquier sector industrial como canal de difusión y promoción de sus productos y servicios. La proliferación de formatos y plataformas de acceso a estos contenidos han favorecido un crecimiento sin precedentes de los mismos, apareciendo nuevas modalidades de contenidos que conforman una constelación de tipologías de lo más variopinto, personalizables en cualquier escenario.
Este creciente uso de contenidos por parte de las empresas, la incorporación cada vez más intensiva de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) en los diferentes procesos productivos y de gestión, junto con el uso del comercio electrónico como principal canal de transacciones entre los diferentes agentes de la cadena de valor, ha provocado que las economías de los países adquieran una nueva dimensión, creándose un sector trasversal que hoy conocemos por Economía Digital.
Pese a que se trata de un concepto que se usa con frecuencia, no es fácil encontrar una definición acotada de lo que se entiende por Economía Digital y en consecuencia, tampoco de sus impactos en las diferentes dimensiones sociales, económicas e institucionales. En todo caso, una definición de la Economía Digital intuida a partir de sus efectos exige un análisis en profundidad, que identifique y aborde las variables que han hecho posible esta inexorable transformación socio-económica.
Al tratarse de una realidad en constante evolución, se hace necesario determinar qué sectores constituyen el núcleo de la misma, a fin de potenciarlos y generar un impacto virtuoso en el entorno socio-económico, con especial énfasis en aquellos otros sectores que mayores beneficios obtienen de la Economía Digital gracias a las fuertes sinergias que facilita ésta entre unos y otros.
Con este enfoque, puede definirse Economía Digital como la red global de actividades sociales y económicas facilitadas por el desarrollo de las TIC y por la utilización de los contenidos digitales y el comercio electrónico como medio de difusión, colaboración, gestión y compra-venta de productos y servicios.
Si bien la Economía Digital está generando un ecosistema propio, en el que nuevos productos y servicios son desarrollados por y para este nuevo ecosistema, no teniendo aplicación fuera de un contexto digital, productos y servicios tradicionales están sufriendo progresivamente una metamorfosis digital. De manera esquemática, se puede decir que los distintos sectores afrontan un proceso de transformación para integrarse dentro de la Economía Digital, que pasa por la virtualización de procesos, la digitalización de contenidos y servicios, la gestión electrónica de los mismos, la distribución digital multicanal a través de las nuevas redes (tanto fijas como móviles) así como la utilización del comercio electrónico como canal de compra-venta, que intrínsecamente aporta ubicuidad
Fuente: Rooter

a la oferta y tiene como mercado potencial a todo el mundo.

La Economía Digital ha generado una nueva forma de hacer negocios y de relacionarse, construyéndose a partir de la agregación de servicios y contenidos digitales potencialmente aplicables a la práctica totalidad de los sectores. Cabe señalar que el contenido digital constituye el alma mater de la Economía Digital en la medida en que éste aporta el valor al servicio, siendo el objeto del mismo o constituyendo la ventaja competitiva en un contexto, cada vez más consolidado, de acceso digital a la información por parte de los consumidores y empresas. Es por ello que la relación virtuosa entre contenidos y servicios necesite de un perfecto alineamiento de la oferta y la innovación de ambos, adaptándose a un entorno interactivo, dinámico y cambiante. Las TIC y el comercio electrónico constituyen, por su parte, las herramientas facilitadoras y los canales necesarios para su desarrollo y comercialización.
La intensidad de uso de estos tres pilares que sustentan el desarrollo de la Economía Digital, las TIC, el comercio electrónico y los contenidos digitales, define el grado de digitalización de los distintos sectores de la economía y, por ende, su peso específico en la misma. La Economía Digital está provocando una tercera revolución industrial a la que todos los sectores están llamados a unirse, en mayor o menor medida. Algunos, como el caso del sector turismo o el de la banca, se encuentran en una etapa avanzada de su adaptación, sacando buen partido de las oportunidades que le brinda la Economía Digital.
La Economía Digital, definida como la red global de actividades sociales y económicas, tiene condicionada su evolución y crecimiento local en función de las actividades socio-económicas más relevantes en cada país y región. Esto hace que el grado de desarrollo de los pilares de la Economía Digital  en cada país y el volumen de actividad de los mismos, defina la extensión de la Economía Digital local en sentido amplio. Así pues, para el caso concreto de España, la constelación de sectores que integran la Economía Digital, en sentido amplio, queda compuesta por los siguientes sectores: Turismo, Banca electrónica, Logística, e-Government, e-Learning, Servicios Profesionales e Infraestructuras Inteligentes. Cada uno de estos sectores ha sabido explotar las sinergias surgidas entre los contenidos digitales, las TIC y el Comercio Electrónico en el desarrollo de la Economía Digital española y en sus posibilidades de internacionalización[1]. Estos sectores constituyen el estrato inmediatamente superior a los tres pilares de la Economía Digital, ya que son los que hacen un uso más intensivo de las TIC, el comercio electrónico y los contenidos digitales, guardan una fuerte dependencia de ellos y abren nuevas vías de desarrollo e innovación de la propia Economía Digital.
Economía Digital en sentido amplio
El sector Turismo figura como una de las actividades más importantes para la economía española, representando en 2008 el 10,3% del PIB nacional[1]. Sin embargo, este sector ha tenido un fuerte desplome en el último año que exige una restructuración del mismo sustentada en los pilares de la Economía Digital, entre otras razones por ser una de las actividades más solicitadas por parte de los usuarios de internet (54%)[2], ser el producto y servicio más comprado en 2009 vía comercio electrónico y por la necesidad de desarrollar a nivel nacional una estrategia innovadora, más acorde con la dimensión y relevancia del sector, que ponga en valor al sector turístico español en la Red e incorpore servicios innovadores como los basados en la georeferenciación o la realidad aumentada.
Actividades más realizadas en Internet por parte de los Europeos (%)
Fuente: EIAA
Por su parte, el sector logístico se configura como una de las claves básicas para el desarrollo del Comercio Electrónico y de muchos de los modelos de negocios basados en el mismo, siendo a la vez estratégico para este sector la utilización de tecnologías RFID, la creación de un marketplace, la utilización de outsourcing, la realización de tracking, etc. Así mismo, la logística internacional se ha convertido en uno de los sectores claves en el actual entorno económico mundial, debido a la importancia de esta actividad en los movimientos de globalización socio-económica, en el comercio exterior y en el soporte a la actividad industrial (logística just-in-time).
La banca electrónica, íntimamente relacionada con el comercio electrónico, ha sido un sector pionero en la utilización de las TIC como herramienta estratégica a la hora de un eficiente desarrollo de la Economía Digital, incidiendo de manera directa en la evolución del sector bancario. Este sector está aprovechando las oportunidades que les brindan las TIC para la apertura de nuevos canales de consumo a un sector nacional que posee ya una sólida estructura internacional. Además, estos nuevos canales son utilizados como canales de marketing a la hora de difundir sus propios productos y servicios, como ya lo hacen en Internet o en los teléfonos móviles.
Por otro lado, el e-Government es un claro impulsor de los modelos de negocio basados en la Economía Digital, tanto de manera directa como indirecta. A la vez, el papel tractor de la Administración Pública en materias como la factura electrónica, la realización de trámites administrativos on line por parte de las empresas y ciudadanos, relacionados con pago de impuestos, solicitud de ayudas o contratación electrónica, señalizan y cualifican a los diferentes agentes en sus hábitos de uso y consumo relacionados con la Economía Digital. Así, la nueva normativa de reutilización de la información del sector público (RISP) utiliza los contenidos digitales y las TIC en su implantación, siendo el comercio electrónico el canal para cualquier explotación económica de dicha información.
A fin de que la Economía Digital logre acaparar a la totalidad de los agentes socio-económicos, las infraestructuras inteligentes juegan un papel clave a la hora de conseguir ciudades, redes de distribución energéticas, autopistas, aeropuertos, hospitales… en definitiva, ambientes “inteligentes”, “eco-eficientes” y de uso social. España posee seis de las diez mayores empresas de infraestructuras del mundo. La introducción de los tres pilares de la Economía Digital generará grandes ventajas competitivas para este sector, aprovechando su peso internacional para colocar a las empresas españolas en la vanguardia de la innovación en infraestructuras inteligentes.
Dentro del sector servicios, los servicios a empresas se configuran como el mayor foco de crecimiento y dinamismo. Los servicios profesionales, especialmente los relacionados con la consultoría, la ingeniería, la gestión, el marketing y la seguridad, se encuentran fuertemente vinculados con las oportunidades que genera una Economía Digital desarrollada. Empresas de consultoría que ayudan a desarrollar modelos de negocio en el ámbito de la Economía Digital, empresas de ingeniería que ofrecen servicios informáticos, empresas de marketing de afiliación, o empresas de seguridad informática, son ejemplos de negocios que ofrecen servicios en el mundo digital.
Finalmente el e-Learning, en cualquier área de actividad en la que se aplique, necesita de manera incuestionable la aplicación y utilización de los contenidos digitales, las TIC y el comercio electrónico a fin de sustentar y dar origen a una sociedad basada en el conocimiento. El e-Learning no sólo ha incorporado contenidos tradicionales digitalizados, sino que ha desarrollado sus propios contenidos con la interactividad y la colaboración remota que les facilita las TIC y los nuevos dispositivos de acceso a la información. La digitalización tanto de escuelas, universidades, escuelas de negocio, junto con la proliferación de empresas de formación plenamente on line, está dinamizando un sector íntimamente integrado en la Economía Digital, siendo a la vez responsable de la formación de la Sociedad Digital, esto es, los profesionales y usuarios de la Economía Digital.
Este análisis realza las fuertes sinergias, economías de escala y ahorro de costes que se producen a la hora de prestar servicios y vender productos basados en las TIC, utilizando los contenidos digitales como medio de difusión o como productos en sí, y el comercio electrónico como canal fundamental para la compra-venta.  Es una realidad incuestionable que el tratamiento desagregado de estas industrias, las TIC, los contenidos digitales y  el comercio electrónico, genera una serie de ineficiencias a la hora de incentivar la Economía Digital en sentido amplio. En el actual entorno tecno-social no pueden dejarse de lado las sinergias entre estos tres sectores, ni las de éstos con el resto de sectores de la Economía Digital, en el desarrollo de políticas de fomento que afectan de manera directa a la eficiencia dentro de las empresas y en las cadenas de valor en las que se integran. Se hace necesario, pues, una estrategia de apoyo global para el desarrollo de una Economía Digital competitiva, que se sirva de estas mismas sinergias para maximizar su impacto real en la economía.
Esta aproximación se fundamenta en las estrategias que están siguiendo diferentes agentes internacionales a la hora de enfocar sus futuros negocios y buscar sinergias en estas industrias que inicialmente no parecían interrelacionadas. El caso de Google es paradigmático: el lanzamiento de Nexus One hace que el gigante del mayor repositorio de videos, el cual desarrolló el año anterior Android como software para dispositivos móviles, esté posicionándose para la futura explotación de sinergias de estas dos industrias. Como ejemplo de explotación de estas sinergias en España, destacan los pactos entre grandes empresas nacionales como Indra y el Grupo Prisa para aunar la estrategia internacional de comercialización de los contenidos del grupo. Asimismo, Telefónica ha orientado su plan estratégico para los próximos dos años hacia cuatro nichos de mercado intrínsecamente relacionados con la Economía Digital: contenidos digitales, servicios de banca electrónica y móvil, formación y sanidad on line [3]. Estos ejemplos destacan el papel fundamental de las empresas tractoras, que a su vez condicionan la eficiencia y enfoque de las diferentes medidas de incentivación de la Economía Digital española.
Principales sinergias entre los pilares de la Economía Digital
Estas sinergias se realzan en determinados procesos empresariales en los que participan diferentes agentes económicos, como son el intercambio de información, el acceso a los servicios, las interfaces con clientes y proveedores y la difusión de la tecnología. Por ello, el impulso e implantación de la Economía Digital es un modo de generar ventajas competitivas que mejoran tanto los procesos internos como externos de una empresa, haciéndola más competitiva.

[1] Fuente INE 2009.
[2] Fuente: EIAA. Media Multi-tasking Report 2009 y Mediascope 2008
[3] Fuente: Telefónica, programa Bravo!
 


[1] Se ha considerado que el sector e-Health a pesar de estar intrínsecamente relacionado con la
Economía Digital no es de los sectores más destacados para una posible afección del enfoque
de internacionalización que se busca con este informe.
About these ads
Un Comentario leave one →
  1. enero 23, 2011 9:09 pm

    >que petardo!!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: